Copenhague, Dinamarca

ALEGRÍA DANESA: UNA NUEVA IGLESIA DE SCIENTOLOGY NACE EN EL CENTRO DE COPENHAGUE

La gran inauguración de la Iglesia de Scientology reaviva el espíritu y alma del centro histórico de Copenhague.

Paseas por la calle peatonal más larga y concurrida de Europa y llegas al lugar de nacimiento de Copenhague. Un lugar donde convergen dos plazas históricas... Nytorv (plaza Nueva) y Gammeltorv (plaza Vieja), el lugar de reunión y mercado original de los daneses cuando era una comunidad mercantil hace casi 1200 años. Desde entonces ha visto grandes catástrofes, arte divino y la vida cotidiana danesa. Hoy, es donde el pasado se engrana con el presente, pues este es el lugar de reunión de todos los residentes de Copenhague.

Así fue, en una gloriosa tarde danesa, más de 2500 scientologists e invitados se reunieron en la plaza adoquinada para celebrar una nueva página en la historia de una de las capitales culturales más antiguas y ricas de Escandinavia y el siguiente paso en la expansión de la Iglesia.

Una y otra vez durante el discurso principal del Sr. Miscavige, la entusiasta multitud se puso en pie en jubiloso reconocimiento de un día histórico para Copenhague y para toda Dinamarca.

El Sr. David Miscavige, líder eclesiástico de la religión de Scientology, presidió la ceremonia de dedicación, relatando la trayectoria hasta este logro épico. “Como algunos recordaréis, nos reunimos una vez a medianoche. Donde presentasteis una visión de futuro de esta Iglesia. Compartí vuestra visión y os comprometisteis a hacerla realidad. Así, en este día cuando el viento, el granizo o la nieve no podían alejarme, vine en la gloriosa primavera para decir: ‘Lo lograsteis, lo hicisteis, lo visteis y lo aprovechasteis. Y aquí se erige la Iglesia de Scientology más idealmente situada del mundo, en nombre de la libertad espiritual y el ejercicio de libre voluntad eterna para todos en Dinamarca’”.

Desde las notas de inicio de “En Dinamarca Nací” de Hans Christian Andersen, los miles de asistentes presenciaron una gran ceremonia de inauguración con tradición nacional y una sensación de asombro maravillado. Los dignatarios animaron la ocasión con relatos de colaboraciones humanitarias para una Dinamarca más grande, de aventura donde el tesoro es el conocimiento para compartirlo con todos y con un reconocimiento del monumento histórico ahora mágicamente transformado y de vuelta a la vida.

La Iglesia ha remodelado, restaurado y renovado su nueva sede en el centro de Copenhague. Este edificio neoclásico de 3700 metros cuadrados fue construido originalmente en 1796 y nació de las llamas del “Gran Incendio” que solo un año antes habían consumido el distrito de Nytorv/Gammeltorv. De hecho, la planificación de la ciudad obligó a “retocar la esquina” de la fachada distintiva del edificio para permitir a los bomberos, con sus grandes escaleras, acceder a las estrechas calles de la ciudad.

Con destreza y cuidado, la Iglesia trabajó con artesanos locales y devolvió su aspecto original al monumento histórico. Dinamarca es mundialmente famosa por su diseño y sus artesanos y el trabajo incluía la restauración de las ventanas y puertas de roble originales en su exterior y la escalera de madera y el techo abovedado en el interior.

La nueva Iglesia de Scientology de Dinamarca tiene cinco plantas y está a unos pasos de Strøget, por donde pasan 75 000 peatones cada día. Por eso, sirve como lugar céntrico de la ciudad para un número de iniciativas humanitarias que han ganado el respeto de la comunidad cívica de Copenhague.

Durante tres décadas, los grupos de educación de drogas patrocinados por la Iglesia han llegado a la juventud del país con cientos de miles de folletos de La Verdad Sobre las Drogas; la organización de El Camino a la Felicidad ha realizado limpiezas en el vecindario y cubrió las calles de Copenhague con el código moral no religioso de sentido común escrito por L. Ronald Hubbard; todo mientras la filial local de Juventud por los Derechos Humanos ha trabajado para defender su herencia nacional creando una “Marcha de Concienciación” anual y llegando a más de doscientas mil personas con su mensaje de derechos humanos.

Dignatarios municipales y nacionales honraron el espíritu de benevolencia de la ocasión dando la bienvenida a la Iglesia: El concejal del Ayuntamiento de Copenhague, el Sr. Klaus Mygind; el ex superintendente en jefe de la Policía danesa, el Sr. Thøger Berg Nielsen; el ex editor ejecutivo y asesor de Copenhague, el Sr. Rene Jensen; y el arquitecto de restauración histórica, el Sr. Bjarke Christensen.

El concejal Mygind se dirigió a los reunidos para inaugurar la nueva Iglesia y les habló de su compromiso con los derechos humanos como el factor que subyace a todos los problemas sociales. “Los derechos humanos conforman los pilares de nuestra sociedad, pero donde se fracturan, encontramos nuestro mayor sufrimiento y desesperación. Nuestra fortaleza se basa en la unidad y así, con ese espíritu de unidad, inicié mi colaboración con Juventud por los Derechos Humanos”.

El Sr. Mygind describió además cómo nació esa colaboración con los derechos humanos: “Fue hace unos ocho años que me abordó un grupo de jóvenes entusiastas y me pidió colaborar en una marcha para el Día Internacional de los Derechos Humanos. La chispa y la vida de aquellos estudiantes era contagiosa, ¿cómo podía negarme? Cientos de jóvenes daneses participaron, marchando desde el centro de la ciudad hasta Nørrebro. Incluso actuaron grupos de baile, cantantes y raperos. Esto era los derechos humanos en acción en las calles de Copenhague. Ahora, año tras año, caminamos y marchamos juntos. Y, en conjunto, hemos inspirado un movimiento juvenil que atraviesa nuestra ciudad. Así que ya no es solo vuestra marcha, es nuestra marcha”.

El ex Superintendente en Jefe de la Policía Danesa, el Sr. Thøger Berg Nielsen, conocía demasiado bien la tragedia del abuso de la droga. “He visto los cuerpos de muchos conocidos y adictos que empezaron a drogarse y luego murieron”, dijo. “Como funcionario de policía, yo era el último en decirles adiós. Nuestra sociedad ha intentado todo tipo de soluciones, pero sin éxito. Así que la criminalidad de las drogas formó un capítulo negro en mi servicio. Era como darse contra una pared, y no había nada que pudiera hacer. Pero cuando las cosas no se podían poner más negras, me presentaron algo completamente nuevo: Narconon”.

Fue hace 10 años que descubrió del programa de rehabilitación, desarrollado por el Fundador de Scientology, L. Ronald Hubbard, en una instalación danesa al noroeste de Copenhague: “Recuerdo el encuentro con un padre que visitaba a su hijo. Dijo: ‘Mi chico se ha salvado, y se lo voy a presentar’. Su hijo había sido adicto a la heroína durante 10 años, y le miré a los ojos y al corazón y vi vida. Hasta que lo vi por mí mismo, no creía que los drogadictos crónicos pudieran ser rehabilitados. Pero los graduados eran reales, y sus relatos eran una realidad milagrosa”.

El arquitecto de restauración histórica, el Sr. Bjarke Christensen, ha ayudado a preservar la faz eterna de Copenhague durante más de 35 años, y él habló de la importancia de transformar el monumento histórico de la Iglesia. “Vuestra sede neoclásica domina esta histórica plaza y ofrece su propia historia. Por ejemplo, entre los hijos predilectos que residieron aquí están los autores de la Constitución Danesa y nuestro himno nacional, por no mencionar poetas y estadistas de prestigio. Así, tanto esta plaza como esta sede llevan el espíritu de nuestra ciudad. Y así, con la apertura de esta Org Ideal, el lugar de nacimiento de Copenhague encuentra una nueva vida”.

“Cuando configuramos nuestros edificios, de ahí en adelante, nuestros edificios nos configuran a nosotros”, prosiguió el Sr. Christensen. “Durante el curso de una década, no solo os interesó la idea de la restauración, la adoptasteis. Y juntos, hemos diseñado un edificio impactante y moderno tras la fachada clásica tradicional de Dinamarca. Y sí, este edificio de la Edad de Oro danesa ha entrado en la Edad de Oro de Scientology”.

El editor ejecutivo y asesor del Ayuntamiento de Copenhague, el Sr. Rene Jensen, habló de sus primeros años de aventura y subsiguiente descubrimiento de las enseñanzas de L. Ronald Hubbard: “Cuando era joven, me tomé un año para viajar por todo el mundo en busca del conocimiento. Ese viaje me llevó a Finlandia, Rusia, al Lejano Oriente y a Australia. Ahí vi el tapiz de la humanidad. Y volví a casa con un anhelante deseo de nuevas oportunidades para crecer. Así que cuando encontré los escritos de vuestro Fundador, pensé, ‘Aquí empieza un nuevo viaje’. Porque ya no era suficiente existir, era el momento de descubrir a L. Ronald Hubbard y vivir”.

El Sr. Jensen concluyó con un homenaje al Sr. Hubbard y al espíritu del día como uno de tremenda anticipación para un futuro maravilloso. “L. Ronald Hubbard destaca de entre muchos otros ante él. Fue un buscador de conocimiento y un partícipe del conocimiento. Encontraría una piedra de sabiduría y le daría vueltas, una y otra vez, tratando siempre de saber más. Así que hoy, celebramos una sede de sabiduría construida a partir de esas piedras. Puede ser la base para que el pueblo de Dinamarca crezca, explore, viva y se eleve”.


La nueva Iglesia proporciona a todos sus visitantes una introducción a Dianética y Scientology, empezando por el Centro de Información Pública. Sus pantallas presentan más de 500 películas que muestran las creencias y prácticas de la religión de Scientology así como la vida y el legado del Fundador de Scientology, L. Ronald Hubbard.

El Centro de Información también detalla los muchos programas humanitarios que Scientology apoya. Incluyen una iniciativa mundial educativa sobre los derechos humanos, un programa de educación, prevención y rehabilitación contra las drogas de gran alcance, una red global de centros de alfabetización y de aprendizaje, y el programa de Ministros Voluntarios de Scientology, que se ha convertido en la mayor fuerza independiente de rescate en el mundo.

La Capilla está ubicada en un espacioso atrio de cuatro plantas con luz natural desde el techo de claraboya que arroja un elegante resplandor por todas partes. Acogerá eventos comunitarios, abiertos a miembros de todas las religiones. La instalación también incluye múltiples salas para seminarios y salas de curso, y una planta completa dedicada a la auditación de Scientology (asesoramiento espiritual).


La inauguración en Dinamarca es otro logro en 12 extraordinarios meses de crecimiento de la Iglesia. Recientes inauguraciones hn tenido lugar en Miami, Florida; San Fernando Valley, California; Auckland, Nueva Zelanda; San Diego, California; Sídney, Australia; Harlem, Nueva York; Budapest, Hungría; y Atlanta, Georgia.

Hay futuras inauguraciones previstas en epicentros culturales de Latinoamérica, Norteamérica, Europa, el Reino Unido y África.