Cuerpo Limpio, Mente Clara

CUERPO LIMPIO, MENTE CLARA
EL PROGRAMA DE PURIFICACIÓN EFICAZ

¿Te sientes menos alerta y consciente de lo que solías estar? ¿Cansado o con falta de energía, sin ninguna razón aparente? ¿“Acartonado” o incluso sin vida? Nuestra nueva edición de Cuerpo Limpio, Mente Clara contiene respuestas.

La verdad es que nuestro mundo está nadando en sustancias tóxicas: drogas recreativas y farmacéuticas, contaminantes, productos químicos para el hogar, conservantes de alimentos y la lista sigue y sigue. Estas sustancias pueden alojarse en tu cuerpo durante años, embotando tus sentidos, reduciendo tu capacidad para pensar con claridad y lo peor, impidiendo cualquier avance en el bienestar mental y espiritual.

Cuerpo Limpio, Mente Clara por L. Ronald Hubbard proporciona una descripción completa del Programa de Purificación, un régimen totalmente natural diseñado para eliminar las drogas acumuladas y las toxinas de tu sistema y liberarte de los efectos devastadores que tienen sobre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Decenas de miles de personas en todo el mundo, de todos los ámbitos de la vida, informan de los resultados extraordinarios de este programa, incluyendo:

  • Capacidad para pensar con claridad
  • Aumento de energía, entusiasmo y vitalidad
  • Mayor lucidez mental y capacidad para concentrarse
  • Salud y felicidad en general extraordinariamente mejoradas
  • Una actitud más positiva hacia la vida
  • Una mayor sensación de bienestar espiritual

Descubre por ti mismo el milagro del Programa de Purificación con Cuerpo Limpio, Mente Clara por L. Ronald Hubbard.

Leer Más

comprar
27 €
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Pasta dura
páginas :
290
publicado:

2013

OTROS FORMATOS:

Pasta suave 17 €

MÁS SOBRE CUERPO LIMPIO, MENTE CLARA

El siguiente es un artículo escrito por L. Ronald Hubbard titulado Nuestra Sociedad Bioquímica.

“Vivimos en una sociedad que está orientada químicamente. Sería difícil encontrar a alguien en la civilización actual a quien no le afecte este hecho. Cada día, la gran mayoría del público está sujeto a ingerir conservantes de alimentos y otros venenos químicos, incluyendo inhalar venenos atmosféricos y pesticidas. Además, están los analgésicos, los tranquilizantes, las drogas psiquiátricas y otros fármacos que recetan los médicos. Adicionalmente, el uso generalizado de marihuana, LSD, cocaína y otras drogas callejeras, contribuye en gran medida a este escenario. ...

“Se ha escrito una gran cantidad de material sobre el tema de las sustancias tóxicas, los efectos que se han reportado que causan y sus posibles tratamientos. Abundan los ejemplos en las publicaciones y en las noticias.

“El entorno actual está saturado de estos elementos hostiles a la vida. Las drogas, residuos radiactivos, contaminantes y agentes químicos de todo tipo no sólo están en todas partes, sino que se generalizan más y más a medida que pasa el tiempo. De hecho, son tan comunes que es casi imposible evitarlos.

“Por ejemplo, algunas de las sustancias que se ponen en los vegetales o sopas en conserva podrían considerarse tóxicas. Son conservantes y la acción de un conservante es impedir la descomposición. Sin embargo, la digestión y la acción celular se basan en la descomposición. En otras palabras, estas sustancias pueden ser una maravilla para el fabricante, ya que conservan su producto, pero podrían ser muy malas para el consumidor. No es que yo esté siguiendo una moda con respecto a la alimentación o esté en contra de los conservantes. El hecho es que el hombre está rodeado de sustancias tóxicas.

“Este ejemplo por sí mismo de los conservantes en los alimentos muestra el grado en que encontramos sustancias tóxicas en el curso del vivir cotidiano.

“Pero combinemos eso con el hecho de que los enemigos de diversos países están usando la drogadicción generalizada como un mecanismo derrotista y con que hay naciones rivalizándose entre sí en la fabricación y prueba de armas nucleares (y así aumenta la cantidad de material radiactivo que queda libre en el medio ambiente). Luego agreguemos lo fácil que es conseguir analgésicos y sedantes, el incremento en el uso de sustancias químicas en la industria y en la agricultura, y las sustancias tóxicas que se desarrollan para servir como armas químicas. En resumen (y dicho sin rodeos), en este momento esta sociedad está plagada de sustancias tóxicas.

“El Programa de Purificación está diseñado para tratar con esta situación”.

– L. Ronald Hubbard