El Credo de un Directivo Bueno y Diestro

EL CREDO DE UN DIRECTIVO BUENO Y DIESTRO

Liderazgo es una cualidad rara, un don poseído por unos cuantos individuos extraordinarios. En su tecnología de administración, L. Ronald Hubbard desarrolló un extenso conjunto de principios que capacitan a ejecutivos y administradores de la Iglesia, no sólo a aplicar sus poderes con inteligencia, pero también a ejercer un liderazgo que permitirá a sus grupos florecer y prosperar. Actuar de acuerdo a este código puede incrementar su éxito como administradores en la Iglesia de Scientology y en cualquier grupo, desde un negocio hasta una comunidad de naciones. Este código también lo escribió el Sr. Hubbard en 1951.

Para ser eficiente y tener éxito, un directivo tiene que:

1 Comprender tanto como sea posible las metas y fines del grupo que dirige. Tiene que ser capaz de ver y adherirse a la realización ideal de la meta como fue contemplada por el creador de la meta. Tiene que ser capaz de tolerar y mejorar la ejecución práctica y progreso que los miembros de su grupo tengan la capacidad de hacer. Tiene que esforzarse, siempre, a reducir el abismo existente entre lo ideal y lo práctico.

2 Tiene que darse cuenta de que una misión primaria es la interpretación total y honesta por él mismo del ideal y la ética y metas para sus subordinados y para el grupo mismo. Tiene que dirigir a sus subordinados, al grupo en sí y a los individuos del grupo creativa y persuasivamente hacia estas metas.

3 Tiene que dedicarse a la organización y actuar totalmente para toda la organización y nunca formar o favorecer camarillas. Su criterio sobre los individuos del grupo debería ser únicamente de acuerdo al valor que estos tengan para todo el grupo.

4 Nunca deberá vacilar en sacrificar a los individuos por el bien del grupo, tanto al planificar y ejecutar como al impartir justicia.

5 Tiene que proteger todas las líneas de comunicación establecidas y complementarlas cuando sea necesario.

6 Tiene que proteger toda afinidad bajo su cargo y tener él mismo afinidad por el grupo en sí.

7 Tiene que alcanzar siempre la realidad creativa más elevada.

8 Su planificación tiene que lograr, de acuerdo con las metas y objetivos, la actividad de todo el grupo. Nunca tiene que permitir que las organizaciones crezcan y se extiendan de forma desordenada, sino que, aprendiendo por experimentación, tiene que mantener la planificación organizativa espontánea y flexible.

9 Tiene que reconocer en sí mismo los principios fundamentales del grupo y recibir y evaluar los datos con los que produce sus soluciones con la mayor atención a la verdad de esos datos.

10 Tiene que establecerse a sí mismo para el servicio del grupo.

11 Tiene que permitirse ser bien atendido en sus necesidades individuales, economizando sus propios esfuerzos y disfrutando de ciertas comodidades con el fin de mantener elevados sus principios fundamentales.

12 Debería exigir que sus subordinados comuniquen a sus propias esferas de control la totalidad e integridad de los verdaderos sentimientos de sus decisiones y que claramente ellas sean comunicadas y expandidas e interpretadas sólo para la mayor comprensión de los individuos gobernados por esos subordinados.

13 Nunca tiene que permitirse a sí mismo pervertir o enmascarar ninguna parte del ideal y la ética con los que el grupo funciona ni tiene que permitir que el ideal y la ética envejezcan, se vuelvan anticuados o no trabajen. Nunca tiene que permitir que los subordinados perviertan o alteren su planificación. Nunca tiene que permitir que se deteriore el ideal y la ética de cada uno de los miembros del grupo, usando siempre la razón para interrumpir tal deterioro.

14 Tiene que tener fe en las metas, fe en sí mismo y fe en el grupo.

15 Tiene que dirigir siempre por demostración de creatividad y submetas constructivas. No deberá dirigir usando la amenaza y el miedo.

16 Tiene que darse cuenta de que cada individuo del grupo está comprometido en cierto grado en la dirección de otros hombres, vida y el universo físico, y que a cada subdirectivo se le debería permitir libertad para dirigir dentro de este código.

Conduciéndose de este modo, un directivo puede ganar un imperio para su grupo, no importa cuál sea ese imperio.