Miami, Florida

BIENVENIDA MÁGICA A LA NUEVA IGLESIA DE SCIENTOLOGY DE MIAMI

La Nueva Iglesia de Scientology de la ciudad mágica abre sus puertas en honor a la libertad y al voluntariado en el núcleo cultural de Miami.

Miami es tanto un estado de ánimo como es un lugar. La ciudad está, por ejemplo, a 370 kilómetros de La Habana, Cuba. Pero la Miami actual está tan intrincadamente fusionada con la capital cubana como las dos caras de una moneda. Miami es latina, es haitiana, es sureña, es yanqui, es cálida y bochornosa y es infinitamente guay. El famoso cantante de Florida, Jimmy Buffett cantaba sobre Miami: “Tenemos un estilo, tenemos nuestra belleza, tenemos ese carisma de siempre en la sangre”.

Hay un nuevo destello de ese carisma. En la US Highway 1, en el legendario ambiente bohemio de Coconut Grove y la población internacional de Coral Gables, 2.000 scientologists e invitados se reunieron, el sábado 29 de abril de 2017, en una prominente y extensa terraza para celebrar la inauguración de una Iglesia de Scientology.

El Sr. Miscavige da su discurso a los miles reunidos en el festejo de la gran inauguración, celebrada el sábado, 29 de abril, en el corazón de Miami.

En la conmemoración de la nueva Iglesia de Scientology de Miami, el Sr. David Miscavige, Presidente de la Junta de Religious Technology Center y líder eclesiástico de la religión de Scientology concluyó su discurso inaugural así:

“El mar tiene muchas voces, muchos rostros y muchos estados de ánimo.
“Pero cuanto más diversas son las aguas, mayor es la poesía y la aventura.
“Así que navega, Poderosa Miami.
“Buena fortuna y buena suerte.
“¡El vuestro es un buque emblemático y navega para toda la humanidad con los colores de Scientology!”.

La nueva instalación está diseñada no solo para llevar a las personas a estados más avanzados de libertad mental y espiritual, sino como un centro humanitario para programas contra el abuso de la droga y el analfabetismo, programas que fomentan los derechos humanos, y que envían equipos de voluntarios a las crisis y calamidades de todo el mundo.

Y aunque la Iglesia de Miami tiene similitudes con las Iglesias de Scientology que se erigen en ambos hemisferios de la Tierra, la ubicación tropical de Florida refleja el carácter especial de la región sureña, como otras iglesias que hablan a sus culturas, ya sea en Sídney, Auckland, Kaohsiung, Londres, Roma, Bogotá, Ciudad de México, Tampa y docenas de otras ciudades donde la religión florece.

Así, a finales de abril, con la brisa del sudeste en Miami refrescando a los asistentes, la celebración de la inauguración se inició con ritmo de salsa que era decididamente del estilo festivalero de “Miami-Niza”. Los festejos fundieron esos ritmos latinos y de baile con héroes humanitarios, y todo sincronizado para darle a esta ciudad de libertad lo que merece.

Miami está a años luz de distancia de 1900, cuando solo era un lugar comercial con menos de 2.000 residentes que reivindicaban los pantanos de los Everglades. En 1960, nada menos que 935.000 personas vivían en Miami y en 2015 la cifra se había elevado a 2 millones 700 mil habitantes; Miami era la capital internacional financiera y cultural de Latinoamérica.

¿Qué pasó para que ocurriera eso? En una palabra: Libertad.

A principios de enero de 1959, una oleada de refugiados en busca de libertad empezó a remontar la Corriente del Golfo hacia Miami en barcos, balsas o en cualquier cosa que flotara. No era solo que aumentara la población del Sur de Florida, todo el carácter y la cultura de la ciudad se transformó.

Uno de los primeros puestos de avanzada en lo que se ha convertido la rápida expansión mundial de Scientology era Miami, que abrió por primera vez en la Ciudad Mágica el 11 de marzo de 1957. Y la Iglesia ha crecido ahora hasta ocupar su nuevo edificio moderno en la “Calle Principal” de Miami, o la autopista “South Dixie Highway” como la llaman los residentes, por donde pasan 70.000 coches cada día. Tiene siete plantas, y abarca 4.600 metros cuadrados, es como el alcalde de Miami —«alcalde» dicho en español, no en inglés, en caso de que no sepáis la jerga del lugar—, el Sr. Tomás Regalado lo expresó: “un punto de referencia para la comunidad, activa en el voluntariado”.

La Iglesia ha activado una serie de iniciativas humanitarias para contrarrestar los problemas sociales crónicos y agudos y su nueva sede proporciona un trampolín para cada programa local. Estas actividades incluyen asociaciones con iglesias, grupos juveniles comunitarios, jueces y agentes de policía para presentar educación sobre la droga a los jóvenes. En total, el programa de Un Mundo Sin Droga ha impactado en más de 35.000 personas solo en la zona de Miami.

La región sufre violaciones de derechos humanos, y por ello, la Iglesia ha realizado campañas de concienciación sobre el tráfico humano y el abuso de la salud mental llegando a cinco millones de personas con sus mensajes de los anuncios de servicio público en el Canal de TV hispano de Miami y entrevistas en la radio en horas de máxima audiencia.

Enfatizando los programas humanitarios y de derechos humanos de la Iglesia, la celebración contó con dignatarios como: el Sr. Alcalde Tomás Regalado, el Sr. Lincoln Díaz-Balart, Congresista por el Distrito 21 (Ret.); la Sra. Tamara Batalha, Directora del Programa Educativo del Condado de Miami-Dade; y el Sr. Eduardo Sabillón, Asesor de Educación sobre la Droga de Miami.

En su discurso de bienvenida, el Alcalde Regalado elogió la inauguración de la Iglesia. “Para mí, la Iglesia de Scientology es muy simple”, dijo ante los reunidos. “Aprendes, trabajas, piensas de forma positiva y ayudas a la gente. Por eso, y muchas otras razones, encajáis bien en nuestra ciudad”.

El alcalde Regalado explicó además cómo: “Miami es una puerta de entrada para el Sueño Americano. Y ahora habéis abierto esas puertas transformando un edificio frío y yermo en un centro vibrante. ... Y vuestras horas de voluntariado cambiarán vidas, no hay duda. Así que ahora, todo lo que os pido es que nos concedáis todavía más ‘horas’. Diez mil, veinte mil... aceptaré todo lo que me deis. Eso es lo que necesitamos de la Iglesia de Scientology”.

El Sr. Díaz-Balart, quien ha sido Congresista, habló sobre la pasión mutua de activar los derechos humanos y la libertad presentes en todo el evento: “Nací en Cuba y llegué a EE. UU. con mi familia, huyendo del comunismo cuando tenía cuatro años”, afirmó. “Cuando conocí por primera vez a los miembros de vuestra Iglesia en una conferencia de Derechos Humanos en Washington, D.C., sabía que había encontrado seres humanos muy especiales. Más tarde, cuando hablé con vuestra División de Derechos Humanos, no dijisteis: ‘Queremos que nos ayude’. Preguntasteis: ‘¿Cómo podemos ayudar?’”.

“Vuestra labor no es solo teórica”, prosiguió el Sr. Díaz-Balart. “Es real, muy real. Y he oído de los que sufren por la brutalidad de la opresión, que los materiales que distribuís son ‘como una bocanada de aire fresco’. Inherente a cada ser humano está la necesidad de ser libre. Todos necesitamos libertad lo mismo que necesitamos aire para respirar. Y la Iglesia y vuestros programas contribuirán enormemente a dar aliento de libertad a las vidas de la gente”.

La Directora del Programa Educativo del Condado de Miami-Dade, la Sra. Tamara Batalha, se describió como una “defensora de los niños. Pero, a los 10 años, mi propia hija no podía leer. Pero, cuando Dios cierra una ventana, Él abre una puerta. ¡Y esa puerta era la Iglesia de Scientology!”.

La hija de la Sra. Batalha se inscribió en el programa de Applied Scholastics basado en las innovadoras herramientas de estudio de L. Ronald Hubbard. “Y, en solo tres meses, pasó de las pruebas de nivel de guardería, a leer y escribir en tercer grado”, dijo. “Lo que hacéis con la Tecnología de Estudio es un milagro. Empecé a preguntarme, una vez que mi hija se había salvado, ¿cuántos otros niños hay que pueden rescatarse del analfabetismo?”. Ocho meses más tarde, abrió una escuela de Applied Scholastics en el Sur de Miami.

El Asesor de Educación sobre la Droga de Miami, el Sr. Eduardo Sabillón, dejó su Honduras natal a los 12 años, y llegó a Miami, en una época en que la ciudad era sinónimo de tráfico de drogas mundial. La pasión del Sr. Sabillón era luchar contra las drogas.

“Mi reto principal era la carencia de recursos”, dijo a los congregados en la gran inauguración. “Cuando encontré vuestro plan de estudios de Un Mundo Sin Droga, fue como un regalo caído del cielo. Empecé a usar el programa en Miami y vi lo mucho que atraía a los jóvenes. Su estilo directo no endulza las realidades del consumo de drogas”.

“Y así, las noticias se difundieron con rapidez. Enseguida, parecía que todos querían el programa, con emisoras de radio y estaciones de TV llamando, así como iglesias y grupos juveniles. Todos decían: ‘Necesitamos algo que conecte con nuestros jóvenes’. Así es cómo nuestro movimiento Anti-Droga cobró vida”.

Y subrayando el espíritu de asociación siempre presente, el Sr. Sabillón habló de la nueva Iglesia de Scientology como una plataforma aún mayor para la transformación social. “Tenemos mucho más trabajo por delante”, dijo. “Y así, quiero daros las gracias por esta nueva Iglesia de Scientology y este fantástico nuevo inicio para Miami. Porque, después de todo, no es cada día que se abre una organización como esta. Y por eso tenéis mi sincero compromiso de que todos la aprovecharemos al máximo”.


La nueva Iglesia de Miami ofrece un Centro de Información abierto al público los siete días de la semana, con más de 500 películas que detallan la vida y el legado del Fundador L. Ronald Hubbard y las creencias y prácticas de Scientology. Presenta además el tamaño y alcance de las iniciativas humanitarias de la Iglesia y los programas comunitarios, incluyendo una red mundial de alfabetización y centros de aprendizaje internacional; educación, prevención y rehabilitación de drogas, los esfuerzos en constante expansión de los derechos humanos y la mayor fuerza de socorro independiente del mundo, el programa de Ministros Voluntarios.

La instalación proporciona una amplia gama de servicios de Scientology, incluyendo seminarios de Dianética y Scientology, tanto vespertinos como de fin de semana, que ofrecen una visión general de los principios fundamentales y su aplicación en la vida. Toda una serie de Cursos de Mejoramiento de la Vida complementan los seminarios introductorios para ayudar a mejorar cualquier aspecto de la vida. La Iglesia presenta además toda un ala para la auditación (el asesoramiento espiritual) de Scientology.

La Capilla de la nueva Iglesia de Scientology de Miami está diseñada para reuniones de la congregación que incluyen Servicios Dominicales, Bodas y Ceremonias de Nombramiento. También es el escenario perfecto para recepciones a puertas abiertas, reuniones comunitarias, almuerzos y banquetes cívicos para miembros de cualquier fe.


La inauguración de Miami inicia una etapa épica de expansión para Scientology y corona simultáneamente 12 meses de crecimiento incesante. Han tenido lugar inauguraciones recientes de iglesias en San Fernando Valley, California; Auckland, Nueva Zelanda; San Diego, California; Sídney, Australia; Harlem, Nueva York; Budapest, Hungría, y Atlanta, Georgia.

Hay futuras inauguraciones previstas en epicentros culturales de Latinoamérica, Norteamérica, Europa, el Reino Unido y África.