Rehabilitando el Poder de Elección

REHABILITANDO EL PODER DE ELECCIÓN
Six Levels of Processing

Surgiendo de la investigación continua de L. Ronald Hubbard en Seis Procesos Básicos, Seis Niveles de Procesamiento alcanzaron aún más casos y a un nivel más básico. Tan crucial era esta tecnología que él decidió que estuviera disponible para todos los auditores, impartiendo un curso intensivo de tres días. Primero vino la tecnología para verdaderamente iniciar la sesión, ya que advirtió a los estudiantes: “Una vez le preguntamos a una dama durante cinco horas qué estaba haciendo, antes de que finalmente nos diera una respuesta directa: ‘Estoy siendo auditada’. Hasta ese momento ella estaba haciendo algo más”. De ahí, la importancia de los Rudimentos, el tema del Nivel Uno. Luego, con los Rudimentos dentro, el Sr. Hubbard proporcionó instrucción detallada sobre el resto: Nivel Dos, Procesos de Locacional y No Saber; Nivel Tres, Procesamiento Decisorio; Nivel Cuatro, Procedimiento de Apertura por Duplicación; Nivel Cinco, Remedio de Carencia de Comunicación y Nivel Seis, Remedio de Havingness y Localizar Puntos en el Espacio. La meta era rehabilitar la habilidad del preclear para tomar decisiones y, así, su poder de elección. L. Ronald Hubbard consideró estas cintas tan importantes que las envió a las academias de todo el planeta, mientras su entrega de este Curso Profesional inspiraría entonces otros dos más en los siguientes meses.

Leer Más

comprar
130 €
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
6

MÁS SOBRE REHABILITANDO EL PODER DE ELECCIÓN

Con los Seis Niveles de Procesamiento se presenta un método de auditación y una nueva atmósfera que expresa la postura mejor calculada para mantener una ganancia continua y estable en un caso. — L. Ronald Hubbard

El retorno del Sr. Hubbard a Inglaterra a finales de 1955 no sólo presagiaba un período intensivo de investigación y de entrenamiento de auditores, sino que confirmaba y reforzaba a Londres como una ciudad con un estatus único en la historia de Scientology. Pues fue aquí donde L. Ronald Hubbard había definido por primera vez el espíritu humano como un ser inmortal en posesión de capacidades más allá de todo lo que se hubiera predicho anteriormente, y alcanzó así las verdades axiomáticas sobre las que se fundó toda la investigación posterior y, de hecho, Scientology entera.

De hecho, no sólo los scientologists sino el público en general estaban esperando impacientes su primera visita a sus costas desde hacía casi tres años, y las entradas para sus conferencias públicas (impartidas en el Teatro Lindsey de Londres) se agotaron rápidamente. De hecho, cuando comenzó a hablar ya no quedaban asientos, con público de pie abarrotando los pasillos.

Sin embargo, el propósito del Sr. Hubbard al volver a Inglaterra no sólo abarcaba su intención de consolidar Scientology organizacionalmente para dar servicio a un campo en rápido crecimiento, sino entrenar a los auditores para que alcanzaran un alto nivel de competencia. De ahí, el 4.º Curso Clínico Avanzado de Londres. Pues fue en el 4.º ACC de Londres donde L. Ronald Hubbard lanzó un avance crucial que emergía de su investigación adicional en los Seis Procesos Básicos, concretamente los Seis Niveles de Procesamiento. Crucial, o sea, en términos de lo que significaba para los auditores, pues los Seis Niveles de Procesamiento alcanzaban incluso a más casos y a llegaban a un nivel aún más básico:

“Porque estamos haciendo las mismas cosas que estamos haciendo con los Seis Pasos Básicos, salvo que sencillamente lo estamos haciendo muchísimo mejor, eso es todo.

“Ahora, no hemos cambiado las cosas demasiado. Pero estamos intentando comprender con más claridad y estamos intentando hacer avanzar a los casos más rápidamente”.

De hecho, tan vital era esta tecnología que el Sr. Hubbard decidió ponerla a disposición de todos los auditores, incluso de aquellos cuyo horario no les permitía asistir a un ACC de seis semanas. De ahí el Curso Profesional Hubbard de Londres, que convocó el 8 de noviembre de 1955 en los nuevos locales de la organización de Londres en Brunswick House. Lo que aquellos auditores iban a recibir era un estudio intensivo de la aplicación de los Seis Niveles de Procesamiento durante los siguientes tres días.

Primero, sin embargo, el Sr. Hubbard quiso asegurarse de que los auditores estuvieran auditando realmente. Por ello, les instruyó sobre cómo encontrar a un preclear y abrir una sesión. Si bien la cuestión parecía obvia, sin duda no lo era:

“¿Cómo encontramos a un preclear? Una vez le estuvimos preguntando a una señora durante cinco horas qué es lo que ella estaba haciendo, hasta que finalmente nos dio una respuesta directa: 'Me estoy auditando'.

“Hasta ese momento, ella estaba haciendo cualquier otra cosa. Estaba intentando revisar su pasado, estaba intentando encontrar por qué su marido la dejó plantada. Estaba intentando encontrar esto y daba estas fantásticas respuestas sobre qué estaba haciendo ahí mismo en esa silla. Lo que estaba haciendo en la silla era recibir auditación y tardó cinco horas en enterarse”.

De ahí los rudimentos, un desarrollo fundamental que L. Ronald Hubbard convirtió en tema de la primera conferencia del curso. Después, con los rudimentos definitivamente dentro, él dedicó las conferencias restantes a una detallada instrucción en todos los aspectos de los Seis Niveles, siempre subrayando la meta de rehabilitar el Poder de Elección del preclear y su capacidad de tomar decisiones:

  • Primera Dinámica: por qué es el punto de entrada más rápido a las restantes dinámicas;
  • Reestimulación: cuál es el mecanismo, y cómo se remedia en el Procesamiento de Decisión;
  • Las Cuatro Tolerancias: qué son, y cómo aumentar el poder de elección en alguien aumenta su tolerancia;
  • Pensamiento: cada vez que un individuo piensa un pensamiento hace agujeros en el mest;
  • Duplicación: “No debe volver a pasar” significa no duplicación y por lo tanto no comunicación, así como la resolución de esto en la auditación;
  • Comunicación: la recompensa de la vida y la primera consideración fundamental en cualquier juego;
  • Exteriorización: la relación del Sexto Nivel con la Ruta 1 de La Creación de la Capacidad Humana y cómo es enteramente un proceso para un thetán exteriorizado;
  • Estación Waterloo: el proceso denominado así por la famosa estación de tren de Londres cuyo continuo bullicio de gente hacía de esta un entorno ideal para ese tipo de proceso objetivo, y cómo queda agotado cuando el preclear es capaz de “no saber” a voluntad.

Todo lo cual hacía que los Seis Niveles de Procesamiento (como declaró el Sr. Hubbard) fueran algo “tan caliente como una pistola española” y convertía a las conferencias del Curso Profesional Hubbard en una obligación para los auditores. De hecho, la tecnología era de una importancia tan amplia que exportó las cintas a las Academias de todo el planeta, mientras que su entrega del Curso Profesional Hubbard de Londres iba a inspirar otras dos conferencias de Curso Profesional en los siguientes meses.

Y, como evidencia de que el nombre de L. Ronald Hubbard estaba en labios de prácticamente todos los británicos, fue durante esta época cuando un famoso periódico nacional británico se acercó solicitando llevar una entrevista exclusiva. El resultado: un artículo donde se pintaba al Sr. Hubbard como un aventurero “fronterizo” y “pionero” en cuya infancia había charlas con místicos y hombres sagrados en Oriente y cuyos descubrimientos y enseñanzas representaban una “combinación formidable”. Descrito por el propio Sr. Hubbard como un “relato muy largo y cordial”, el artículo informaba a los lectores de que Scientology “te muestra la capacidad, el material para llevar a cabo, el poder de obtener y el potencial para la felicidad que han estado ahí todo el tiempo... sumergidos”.

Sin embargo de mucha mayor importancia era lo que L. Ronald Hubbard consiguió en términos de armar a los auditores británicos con los datos y destrezas para resolver todos y cada uno de los tipos de caso y así finalmente liberar seres. Y en ese aspecto, todo lo que él hizo durante aquellos meses en Inglaterra acabó coronado por el éxito. Pues como escribió Ronald al editor de la revista Ability en Washington, D.C.:

”Nosotros, de una manera arrolladora, hemos convertido a esta gente en excelentes auditores. Gran Bretaña es ahora más rica en esa medida”.