El Mando de Theta

EL MANDO DE THETA

Mientras estaba preparando su nuevo libro y el Curso de Doctorado que estaba a punto de impartir, el Sr. Hubbard reunió a los auditores para un nuevo Curso Profesional. Como dijo: “Por primera vez con esta clase, estamos dando pasos que van más allá de la palabra Supervivencia”. Desde ese punto de vista ventajoso, El Mando de Theta ofrece la tecnología que tiende un puente de conocimiento desde 8-80 hasta 8-8008, y proporciona la primera explicación completa sobre el tema de la Causa y un cambio permanente de orientación en la vida de MEST a Theta. Leer Más

comprar
190 €
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
10

MÁS SOBRE EL MANDO DE THETA

Estamos en busca de lo siguiente: estamos buscando elevar las capacidades de un ser. Por lo tanto queremos saber qué es un ser y entonces queremos elevar sus capacidades hasta ese ideal. Esa es nuestra ambición. — L. Ronald Hubbard

En el otoño de 1952, L. Ronald Hubbard estaba profundamente inmerso en una exploración intensa y sostenida de la naturaleza, habilidades y potenciales del espíritu humano.

Los descubrimientos fueron asombrosos. Haciendo uso de todas las herramientas de investigación, incluyendo las tecnologías de la ciencia del siglo XX, el Sr. Hubbard había avanzado mucho más allá de cualquier cosa siquiera concebida por anteriores investigadores, no sólo identificando la energía real de la vida misma, sino midiendo con precisión la electrónica del pensamiento humano. En Inglaterra, al establecer la primera escuela profesional británica, él detalló estos avances en una serie de conferencias nocturnas, disponibles hoy como La Fuente de la Energía Vital.

Más aún, era tan rápido el ritmo de su investigación en este crucial periodo que incluso mientras impartía esas conferencias, ya estaba adentrándose en una nueva fase de descubrimientos, la cual expandió y aclaró más todos los desarrollos previos. Y en una afirmación crucial a los estudiantes inscritos en un nuevo Curso Profesional en Londres en noviembre, él explicó por qué, por primera vez, el material trascendía incluso el alcance de la supervivencia:

“De pronto salimos de una existencia continua a lo largo de un periodo temporal. Tenemos algo más, algo nuevo, y eso sería beingness, que no tendría ninguna relación con el periodo temporal llamado el universo MEST, pero que tendría algo que ver con periodos temporales, pero no necesariamente. El beingness podría existir con independencia de un periodo temporal”.

Lo que siguió fue un viaje de aventura, paso a paso y avance tras avance, hacia un reino completamente nuevo y sin trazar. Cubriendo todo desde Dianética: El Poder del Pensamiento sobre el Cuerpo hasta Scientology 8-80, aquí estaba una introducción al universo de theta misma. Y mientras que estas revelaciones cruzaron una nueva frontera de descubrimiento, también fueron el preludio de todo lo que él desvelaría el mes siguiente en el Curso del Doctorado de Filadelfia. De hecho, él estaba trabajando al mismo tiempo en un nuevo libro, Scientology 8-8008, cuya intención abarcaba el tema central de todo lo que enseñó durante estas conferencias de Londres: reducir la importancia y seriedad del universo MEST y su autoridad, e incrementar la capacidad para construir y crear un universo propio.

Aquí, entonces, está el momento que define un cambio permanente de la orientación en la vida desde MEST hasta theta y hasta el umbral de OT. Conteniendo la tecnología que sirve de puente entre Scientology 8-80 y Scientology 8-8008, estas conferencias suministran, no solo una introducción exhaustiva al universo del verdadero beingness de uno, sino que contienen la primera exploración completa del Sr. Hubbard de Causa:

“Así que no pierdas de vista lo alto que es ese nivel. Ningún dios se ha definido tan alto. Han definido a Dios como un ser capaz de hacer este universo. Alguien pensó, de vez en cuando, que quizás hizo muchos universos. Pero nunca nadie lo desglosó hasta un punto en que también confiriera su capacidad para hacer esto a todo lo que creó, y así definiera el alma humana en cuanto a Dios”.