Congreso Sobre el Éxito del Clearing

CONGRESO SOBRE EL ÉXITO DEL CLEARING

Como final adecuado a los congresos de Scientology, el último que dio Ronald surgió directamente del nivel más alto. Fue el avance sensacional que llevaría al desarrollo del Curso de Clearing, la Tabla de Grados y el Organigrama. Fue un descubrimiento así de amplio, y así de básico: pues se trata del propósito básico. Como Ronald revela: “Cada engrama que hemos explorado, cada trozo de masa negra, cada risco, cada fuego incandescente, cada una de todas las cosas que pasaron en la mente sucede a causa de un cambio o alteración en el propósito básico de la persona”. Y ese es simplemente el principio de lo que Ronald descubrió, pues cuando escuches su conferencia Propósito Básico, tendrás toda una nueva comprensión de lo que realmente significa “conócete a ti mismo”. No obstante, más allá de todo lo que este descubrimiento estaba generando, en cuanto a un clearing más rápido y numeroso, existe otra razón para que este se llamara Congreso Sobre el Éxito del Clearing. Pues si alguna vez te has preguntado cómo encaja todo —la tecnología, las organizaciones, la fuerza combinada de los scientologists—, todas las respuestas están aquí. Desde la histórica conferencia sobre el papel vital de las organizaciones de Scientology para impulsar el clearing planetario, Tus Organizaciones de Scientology y Lo Que Hacen por Ti, hasta el programa exacto de Ronald para hacerlo realidad: El Clearing Mundial y Tú. Aquí está, pues, el último congreso de Ronald y el mapa que lleva a un planeta Clear.

Leer Más

comprar
130 €
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
8

MÁS SOBRE CONGRESO SOBRE EL ÉXITO DEL CLEARING

Todas estas cosas son pertinentes. Las organizaciones son un asunto árido. La administración es un asunto árido. Las líneas de comunicación aparentemente tienen muy poco que ver con si tú llegarás o no a Clear. Pero desde donde yo me encuentro, yo estaría tan liado continuamente con todo lo demás que nunca llegaríamos a tener el trabajo hecho si no fuera por estas cosas. Así que, para mí, se presentan como de gran importancia. Y para ti deberían presentarse como importantes en cuanto a que la tecnología, cuando se desarrolle, llegue y permanezca en un estado puro y decente, y sea aplicable y utilizable. Y eso es lo único que estamos intentando hacer. — L. Ronald Hubbard

Como final adecuado a los congresos de Scientology, el último que dio Ronald surgió directamente del nivel más alto.

El tema era el clearing planetario. El principio subyacente era el propósito básico. Y dentro de su sala de investigación en Saint Hill, Ronald estaba dando pasos de siete leguas. Concretamente, había estado impulsando casos hasta Clear con un factor decisivo que subyace a la aberración:

“Cada engrama que hemos explorado, cada trozo de masa negra, cada risco, cada fuego incandescente, cada una de todas las cosas que pasaron en la mente sucede a causa de un cambio o alteración en el propósito básico de una persona”.

Y con procesos precisos y procedimientos exactos que se fundamentan justo en ese principio, Ronald estaba haciendo añicos los casos e instruyendo intensivamente a los estudiantes del Curso de Instrucción Especial de Saint Hill en los pormenores.

Sin embargo, a pesar de lo milagrosa que es esa tecnología, con una población planetaria de miles de millones de personas, el clearing mundial con “dos sillas de auditación simultáneamente” requeriría el siguiente billón de años. Se necesitaba algo más. Y ahí está la historia más importante de lo que el descubrimiento de Ronald acerca del propósito básico generó entonces en cuanto al doingness.

Aunque todavía se estaba impartiendo, el Curso de Instrucción ya contaba con 209 conferencias. Además, Ronald no sólo había elevado la pericia de los auditores a niveles nunca antes soñados, sino que había desarrollado nuevos métodos de entrenamiento que ahora podían emplearse en cada organización para sus propias zonas de entrenamiento.

Por otra parte, la pauta con la que Scientology seguiría expandiéndose a partir de entonces era ya evidente. Porque al estar entrenándose ahora auditores expertos, ellos podían ser puntos estables para impulsarla aún más. Todo surgió de la evidencia de lo que ocurría cuando se restauraba el propósito básico —tal como en un Clear—, y de los efectos que ellos creaban en cualquier área nueva, por el simple hecho de ser Clear. Y todo esto reveló cómo un auditor podía llevar a Clear toda un área geográfica. Era el factor matemático de lo que significaba hacer realidad el “llevar el planeta a Clear”:

“Funciona en progresión aritmética, porque tan pronto como algunas de esas personas estuvieran bien avanzadas y fueran Clear ellas mismas, encontraríais a esas personas (un cierto número de ellas), pasando rápidamente al entrenamiento profesional (no podrías pararlas), y yendo directamente hasta el final y haciéndose cargo de sus propios grupos”.

De modo que Ronald se embarcó en el Queen Elizabeth con destino a Nueva York, en ruta a Washington, D.C. Y en cuanto a los detalles, el sitio fue el Hotel Mayflower, y precisamente con la mayor asistencia que nunca se hubiera tenido. Y aunque muchos congresos anteriores habían tenido sus propios efectos teatrales, este incluía un sorteo en que el ganador, cuyo nombre sería escogido al azar, tendría la oportunidad de que le encontrasen la meta al final del congreso. Todo esto explica la auditación intensiva entre conferencias, ya que, en efecto, encontraron esa meta. Y finalmente, en cuanto al ambiente emocionante que había allí: una dramática demostración de una GPM ¡sin mencionar los tambores en vivo del veterano Louie Belucci, durante las conferencias!

Pero si todo tenía un aire de fiesta, había una buena razón. Porque aquí estaba la importancia crítica de revitalizar a un individuo, a un grupo o a un planeta, y de esta forma poner a naciones enteras en el camino a la libertad.

Además, para pavimentar ese camino con piedra, Ronald dio una conferencia, que es un hito, sobre el papel vital de las organizaciones de Scientology: el fundamento estable que impulsa el clearing planetario: “Tus organizaciones de Scientology y lo que hacen por ti”.

Así que, efectivamente, con el propósito básico, el último congreso de Ronald sí que causó el inicio de un nuevo mundo. Ya que al continuar avanzando en el Curso de Instrucción Especial de Saint Hill, y en un período de sólo tres años:

  • Redujo esos propósitos y contra-propósitos hasta su médula: el Curso de Clearing, de modo que hoy en día uno sólo necesita seguir el mapa que él trazó.
  • Además, terminó el desarrollo y la publicación de El Puente: la tabla de clasificación y gradación de niveles y diplomas, y ahí está; en Clear: propósito.
  • Y finalmente, alineó todos los propósitos. Pues concurrentemente con su desarrollo y publicación de la tabla de grados para la libertad personal, también desarrolló y dio a conocer el organigrama como el mapa de tercera dinámica para impulsarla.

En ese punto, lo único que quedaba era el futuro. Y sobre lo que depende de él, sólo quedaba lo que él expresó en sus palabras de despedida:

“Nosotros, los scientologists, tenemos que cooperar”.

Y en este congreso final, nos dijo justamente cómo hacerlo.