Nueva York: La Nueva Iglesia de Scientology en la Gran Manzana

LA NUEVA IGLESIA DE SCIENTOLOGY EN LA GRAN MANZANA

Inmediatamente tras el corte de la cinta de la Nueva Iglesia de Scientology de Nueva York los invitados entraron por sus pasillos para un primer vistazo a la nueva Iglesia de la Gran Manzana.
La Iglesia de Scientology de la ciudad de Nueva York, localizada al lado del Times Square, fue un regalo de la Asociación Internacional de Scientologists a la gente de Nueva York en reconocimiento por su valor y espíritu a la hora de encarar el desastre de las Torres Gemelas en el 2001.

El Sr. David Miscavige ofició la inauguración del edificio. Junto a él estuvieron el congresista de los Estados Unidos, Charles Rangel; el subsecretario de las Naciones Unidas, Maurice Strong; y el vicepresidente de la Times Square Alliance, el Sr. Bob Esposito.

En su discurso a los 10.000 scientologists e invitados reunidos para el evento de la inauguración, el Sr. Miscavige subrayó el significado de la nueva Iglesia:

“Mientras echamos una mirada al mundo, podemos hablar de conflictos internacionales, de inestabilidad económica, y sí, de terrorismo. No obstante si lo hacemos, amigos míos, no vamos a hablar en términos de esos problemas. Vamos a hablar en términos de soluciones, soluciones que pueden resolver cada uno de ellos.

Esta Iglesia representa el trabajo y la ayuda que todos debemos continuar llevando para lograr la medida exacta de nuestras metas. Porque aquí se encuentra la Organización Ideal desde la cual llevar todos nuestros programas, toda nuestra tecnología, literalmente a todas partes.

Pero esto es sólo el comienzo. Y esa es la razón de que diga que hoy es cuando comienza el verdadero trabajo.

Porque este es más que un hogar para vosotros, los scientologists de Nueva York.

Este también es el hogar para la comunidad en general donde todos los hombres y mujeres de buena voluntad son bienvenidos, y a quienes nos dedicamos a ayudarles a todos y cada uno.

Y por medio de la demostración, en acciones, la convicción de nuestras creencias, el futuro no tiene fronteras. Porque esto es Nueva York, y cuando lo ayudas es para ayudar al mundo”.