Iglesia de Scientology: programa de Applied Scholastics, L. Ronald Hubbard y La Tecnología de Estudio

APPLIED SCHOLASTICS
UNA RED MUNDIAL QUE LLEVA LA ALFABETIZACIÓN Y EL APRENDIZAJE A MILLONES DE PERSONAS

Casi la mitad de todos los adultos norteamericanos (90 millones de personas) tienen un nivel de alfabetización por debajo de los mínimos establecidos. A ocho millones de estudiantes se les ha etiquetado como “incapacitados para aprender” por las escuelas, a lo que se responde no con “enseñar a leer y escribir” sino recetando drogas. Aunque el coste de esta crisis para los gobiernos, empresas y contribuyentes supone cientos de miles de millones, el coste en términos humanos es incalculable.

Reconociendo los fracasos del sistema ya en la década de los años 50, L. Ronald Hubbard desarrolló una verdadera “tecnología” de aprendizaje con la cual dominar cualquier tema. Estos avances sensacionales en la educación se les conoce colectivamente como Tecnología de Estudio y proporcionan el ingrediente omitido en la educación moderna a estudiantes de todas las edades o niveles; es decir, aprender cómo aprender.

Durante más de tres décadas, la introducción de la Tecnología de Estudio en las escuelas y universidades fue un esfuerzo de largo alcance a nivel popular iniciado por profesionales de la enseñanza unidos bajo el estandarte de Applied Scholastics. Actualmente esa campaña a nivel popular representa un movimiento mundial que tiene su base en la sede y centro de entrenamiento de Applied Scholastics Internacional. Abrió en el 2003, el campus de 40 hectáreas localizado en distrito de Spanish Lake en St. Louis, Missouri.

En la actualidad hay más de 900 grupos de Applied Scholastics a lo largo de 67 países, con más de 400 de ellos abiertos en los últimos siete años. Además, los educadores de unas 42 naciones, incluyendo India, Japón, Palestina y Swazilandia, se han entrenado en la Tecnología de Estudio. Teniendo en cuenta que estos profesores a su vez entrenan a sus colegas y estudiantes, el número de personal que se han beneficiado de la tecnología de estudio desde la apertura de la sede internacional, asciende a 32 millones en la actualidad.